2014
8
May

El Internet de las Cosas

Por:

IoT

El Internet de las Cosas está de moda, es un término que está siendo muy utilizado en el entorno del mundo de la tecnología, pero lo cierto es que no todo el mundo conoce a qué se refiere en realidad ese término.

El internet de las cosas o The Internet of Things (IoT), como se le conoce en inglés, es la evolución natural a partir de un primer Internet más centrado en las personas y cuyo potencial reside en la capacidad para combinar datos con personas, procesos y objetos. Básicamente, se trata de que todas las cosas del mundo estén conectadas a Internet.

Hoy estamos acostumbrados a que PC´s, Portátiles, Smartphones,Tables, e-Readers, dispositivos multimedia en el salón, incluidas las propias televisiones, estén permanentemente conectados a la red. Pero esto no es nada. Estamos hablando de una gama de objetos infinita: todos los electrodomésticos de tu casa, el contador del consumo de agua que hay en los domicilios, el sensor incorporado en una plaza de un aparcamiento público, una nevera, una pulsera que lleva un enfermo o un dispositivo asociado a una máquina en una fábrica: La cafetera te pregunta a qué hora quieres que prepare el café para que te lo encuentres recién hecho al levantarte. La nevera te manda un mensaje: hay que comprar leche. El coche te avisa al móvil: te has olvidado de cerrar las puertas. El termostato te lanza una pregunta indiscreta antes de llegar a casa: ¿quieres que suba la temperatura del salón?

Se trata, en resumen, de desarrollar tarjetas electrónicas que se puedan instalar en diferentes objetos para ser programadas al antojo del usuario. En esencia el Internet de las Cosas se basa en sensores, en redes de comunicaciones y en una inteligencia que maneja todo el proceso y los datos que se generan.

Los sensores son los sentidos del sistema y, para que puedan ser empleados de forma masiva, deben tener bajo consumo y pequeño coste, un reducido tamaño y una gran flexibilidad para su uso en todo tipo de circunstancias. La evolución de Internet también precisa de potentes y seguras redes de comunicación inalámbrica M2M (máquina a máquina), que hagan posible la incorporación a las redes y a los sistemas de objetos totalmente fuera de ellos hasta hace poco.

Finalmente es necesario aplicar inteligencia (“smart”) a los sistemas y a los objetos, aprovechando los datos recogidos por los sensores, para procesarlos y convertirlos en información útil y en actuaciones.

Habrá quien piense que dar una autonomía digital a los objetos y conectarlos a Internet es un paso innecesario y excesivo pero es posible que si le das unas cuantas vueltas, le veas claramente las ventajas.

Para cualquiera de nosotros, se trata de una manera de tener un mayor control, o quizás un mayor confort y seguridad, mejor que control, de nuestras vidas. Y para las empresas, las ganancias son impagables: tener un seguimiento en tiempo real de la vida de un producto.

Los retos y oportunidades (o viceversa) que se avecinan son grandes y todos los sectores de actividad humana se ven afectados por las posibilidades que ofrece y que sobre todo ofrecerá el Internet de las Cosas: se calcula que en el año 2020 habrá 26.000 millones de objetos conectados a Internet. Habrá que analizar y valorar el impacto económico y social que esto supondrá para las vidas de las personas, buscando su beneficio y cuidando al máximo los aspectos de seguridad y privacidad. Si todo ello se consigue, el Internet de las Cosas cambiará nuestras vidas de forma radical y las hará mejores. O eso esperamos…

GD Star Rating
loading...
El Internet de las Cosas, 5.0 de 5 basado en 1 calificaciones.

Tags: , ,


Una respuesta a “El Internet de las Cosas”

  1. Eduardo dice:

    Ahora la domótica está en «pañales», cuando una simple casa esté gobernada y programada, para el encendido de la caldera, para la iluminación o la seguridad, en función de la programación de usuario, vía internet…. estaremos totalmente «vendidos» y sin posibilidad de retorno, salvo un apagón tecnológico, para volver a la era de las cavernas….. o no….